miércoles, 22 de junio de 2016

Hasta siempre, mi querido NES.

Hoy, después de poco más de 20 años de compartir cientos de aventuras juntos, llegó la hora de despedirnos. De tomar nuestros caminos separados, y de saber que, pase lo que pase, ya no volveremos a vernos jamás.

Porque no fue poca cosa lo que vivimos juntos. Ni fue cosa de capricho ni de moda ocasional. Fue todo un proceso de transformación que, abatiendo el paso del tiempo, sigue en crecimiento. Porque no sólo fue el forjamiento de una infancia (como era tu cometido principal) sino fue también la arquitectura de una vida completa.

Recuerdo con singularidad algunas de las aventuras que juntos vivimos en ese tiempo, que tampoco fueron pocas:

Kikle cubicle, Ninja Crusaders, Shatter Hand, Snow Bros, Little Samson, Werewolf, Mickey Mouscapede, Ninja Gaiden, Little Memo, Kirby's Adventure, Súper Mario Bros, Mega Man, Astianax, The Adventures of Lolo, Stratropics, Final Fantasy, Paper Boy
TMNT, TLo Zelda, Kung Foo, Dick Tracy
Resque Rangers, Duck Tales, Darkwing Duck...

Entre otros tantos, pero tantos juegos más que vivimos juntos.

Hoy no me despido de ti, como quien se despide de un cacharro viejo, sino como quien se separa irremediablemente de un compañero que, sencillamente, ha tenido que adelantarse en su camino. Y, a donde quiera que te lleve el destino, podrás estar seguro de que la semilla que sembramos juntos seguirá rindiendo fruntos en la cultura que entre los dos hemos ayudado a construir.

Hasta siempre, mi querido NES.